Toda la subestructura de una fachada ventilada queda sujetada al cerramiento base mediante unas ménsulas de aluminio fijadas con anclajes. En función de las cargas a resistir y de la capacidad portante del material base se determinará qué tipo de anclajes deben de utilizarse. El ambiente donde se sitúe el proyecto también determinará la colocación de anclajes de acero galvanizado o inoxidable. En España el material base más común es el ladrillo, lo que convierte en los anclajes más habituales a los de funda plástica, idóneos para materiales huecos. El anclaje de Hilti HRD-HR 10  es el más utilizado por tener homologación para ser fijado en ladrillo y en hormigón. Puede convertirse en una solución muy económica si el proyecto permite ponerlo galvanizado (la funda plástica evita su contacto con el aluminio de la ménsula y evita el par galvánico).

En ocasiones, en rehabilitaciones donde el ladrillo se encuentra en peor estado, es preciso optar por anclajes químicos en estas uniones por ejemplo con resina Hilti HIT-HY 270 y varilla tipo HIT-V-R.

Las ménsulas pueden incluir en su base una pieza de polipropileno que sirve de rotura de puente térmico, ya que son los únicos puntos de la fachada donde pueden darse pequeños (pero numerosos) puentes térmicos. Estas piezas plásticas también son imprescindibles cuando el material base es una estructura de acero (no inoxidable), ya que éste en contacto con el aluminio puede generar un par galvánico, dando lugar a la corrosión del acero

El aislamiento a colocar se fija mediante unas espigas al cerramiento base. Por razones de resistencia al fuego son más indicados los aislantes térmicos de base mineral (lanas de roca y de vidrio) frente a los derivados de plásticos (EPS, XPS, PUR, etc.).

Es importante que el muro transpire adecuadamente permitiendo la salida de posibles concentraciones de vapor de agua. De igual modo el aislante debe de permitir la salida de este vapor de agua, pero evitar que el agua penetre hacia el interior.

A continuación se colocan los perfiles en las ménsulas. La mayoría de revestimientos en el mercado requieren que esta perfilería sea vertical, aunque en ocasiones se colocan también soluciones horizontales. Los perfiles más comunes son de sección en T y en L. Concretamente los perfiles de Hilti son fabricados en aluminio EN-AW 6063 T66 (templado de alta resistencia). Es importante aclarar que el aluminio tiene muy buen comportamiento frente a la corrosión, ya que en contacto con el ambiente exterior genera una capa de óxido en su superficie que se mantiene estable y lo protege. En ocasiones los perfiles se lacan o anodizan en negro por motivos estéticos, para evitar que se vean plateadas las juntas entre placas.

En el sistema de Hilti las ménsulas MacFOX incluyen unas pestañas donde se introducen los perfiles, facilitando su montaje y aplomado. Mientras quedan sujetos con las pinzas se fijan con tornillos inoxidables autotaladrantes tipo S-AD 01. Éstos disponen de un cuello liso tras la rosca que permite su deslizamiento en los taladros colisos.

Si se trata de un sistema simple de una capa de perfilería, a continuación se procederá a la fijación sobre las T y las L de las placas. Esto se hace con grapas fijadas a los perfiles (vistas u ocultas) o fijaciones directas a los mismos mediante adhesivo, atornillado o remachado de las placas. Con la colocación de placas cerámicas con grapas siempre es necesario incluir un cordón de adhesivo que, además de soportar las cargas de viento, evite la vibración de las mismas.

Otras soluciones requieren una segunda capa de perfiles horizontales. En estos sistemas se fijan unas uñas a las placas (mediante pequeños anclajes expansivos) que permiten colgarlas en las correas horizontales dispuestas en la estructura. Se trata de sistemas caros pero que ofrecen un acabado muy limpio pues no se ven las sujeciones y permiten la nivelación de placas. Se utilizan en placas de formatos grandes en las que el material admite este tipo de fijación expansiva (piedra sintética, tableros fenólicos, etc).

El comportamiento estructural

Todas las estructuras sufren dilataciones y contracciones, pero las subestructuras de fachadas ventiladas las sufren especialmente. La primera razón y más obvia es que son de los elementos del edificio que mayor rango de temperaturas experimenta. La segunda es que las estructuras de aluminio dilatan más que las de acero, pues tiene mayor coeficiente de dilatación (se utiliza aluminio en lugar de acero en las subestructuras de fachadas ventiladas principalmente por su ligereza y su resistencia a la corrosión).

Es por lo tanto imprescindible contar con estos movimientos a la hora del diseño de la estructura. De lo contrario, en el mejor de los casos se notarán discontinuidades e irregularidades en las juntas, y en el peor se puede producir la rotura y desprendimiento de placas.

La forma de resolverlo es sencilla. Los perfiles no deben de tener una longitud excesiva, siendo adecuado que se ajusten a la altura de las plantas del edificio. Su fijación consistirá en una ménsula que actuará como un punto fijo, también llamadas ménsulas de fijación (colocada a ser posible en el canto del forjado), y el resto que actuarán como puntos deslizantes o ménsulas de retención (colocadas en el resto del cerramiento base), que permitirán la dilatación del perfil en sentido longitudinal.

Si se atornilla el perfil a la ménsula utilizando los taladros circulares de la misma se configura un punto fijo. Si se atornilla en los taladros colisos se configura un punto deslizante. Esta configuración implica que todo el peso propio de la franja de fachada que sujeta cada perfil va a ser recogido por su ménsula de punto fijo en forjado, y las cargas de succión y presión de viento serán recogidas solidariamente por las ménsulas tanto fijas como deslizantes.

La configuración de la subestructura con sus puntos fijos y deslizantes debe de evitar que existan dilataciones en sentidos opuestos en una misma placa cogida por más de un perfil.

Artículo redactado por:

Eduardo Gayoso,  Façade Specification Engineer / Ingeniero especificador de fachadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *