En la actualidad no existe un marco normativo específico de fachadas ventiladas de obligado cumplimiento. La EOTA (European Organization for Technical Aprovals) lanzó en 2012 la ETAG 034 (Guideline for European Technical Approval of kits for external wall claddings).Dicha guía permite la redacción de DITE’s (o de documentos de idoneidad técnica nacionales como el DIT o el DAU) de sistemas de fachadas ventiladas. Este tipo de documentos (voluntarios) permiten el marcado CE de productos no cubiertos por normas. Son documentos realmente útiles para saber las condiciones de fijación de las placas, determinadas en base a ensayos realizados con las mismas. El responsable del proyecto debe de verificar que el caso particular de la fachada de su edificio se encuentra dentro de los parámetros de viento o material base que abarca el DITE.

Sería imposible que los DITE’s abarcasen todas las situaciones posibles, dado que su cometido es dar una serie de soluciones estándar. Es muy frecuente que el proyecto se encuentre fuera de este marco, por lo que será preciso encontrar otra justificación normativa.

La subestructura de aluminio puede ser calculada de manera pormenorizada en base a la norma europea Eurocódigo 9 (Design of aluminium structures). Los elementos calculados en base al mismo pueden obtener igualmente el marcado CE, por ser una norma armonizada.

Es muy importante saber qué factores entran en juego para conocer si nuestra fachada ventilada va a necesitar una subestructura de mayor o menor entidad.

Uno de los factores más importantes es el viento, quedando definido en función de la zona de viento y el grado de aspereza del entorno descrito en el Anejo C del CTE DB AE. Tal como especifica este documento incluso dentro de una misma fachada las cargas variarán, aumentando conforme lo hace la altura de la misma, así como en las zonas de esquina.

Cuanto mayor sea el peso de las placas mayor serán las solicitaciones de esfuerzo cortante trasladadas a los anclajes de los puntos fijos. A su vez, cuanta mayor dimensión tenga la cámara ventilada (en función del espesor de aislante requerido para cada proyecto) mayores serán los esfuerzos de momento flector trasladados a dichos anclajes.

Otro factor determinante es el material base. En nuestro país, a diferencia por ejemplo de gran parte de Europa donde los cerramientos suelen ser de hormigón, la solución más habitual para los cerramientos es el ladrillo, un material de bastante menor resistencia. Esto causa que en la mayoría de los casos éste sea el punto más crítico de toda la fachada ventilada, es decir, aun trabajando con anclajes de buena calidad, a menor resistencia de dicho material base más fijaciones será preciso realizar para anclar la fachada frente a las acciones del viento. Hay que tener en cuenta que los DITE’s no suelen abarcar estas uniones, por lo que igualmente deben de ser verificadas con cálculo adicional aun montando la estructura conforme a lo especificado en estos documentos.

En Hilti se realiza un estudio pormenorizado de la fachada, analizando todos los factores que intervienen en el cálculo estructural y llegando a la solución más óptima en cada punto del edificio. El material base puede llegar a ser analizado mediante ensayos de extracción de anclajes in-situ, para basar los cálculos en valores reales de obra. Todos los cálculos de Hilti se basan en el Eurocódigo 9, por lo que puede disponer de marcado CE.

MATERIALES DE ACABADO

Como ya se comentó anteriormente, las fachadas ventiladas abren una infinidad de posibilidades para revestir nuestros edificios con materiales tanto tradicionales como innovadores, multiplicando las posibilidades de configurar las fachadas y poder así potenciar su arquitectura.

A continuación se resumen en una tabla los principales materiales de placa que se colocan en las fachadas ventiladas en el mercado actual. Siempre hay que consultar las especificaciones del fabricante para saber cuál es exactamente el sistema de fijación que se estipula en cada placa en función de sus características.

Como conclusión podemos decir que las fachadas ventiladas son unas soluciones de envolventes arquitectónicas realmente interesantes desde el punto de vista estético y constructivo a pesar de presentar una mayor dificultad técnica. Una dificultad, por otro lado, completamente salvable con la ayuda de expertos en estos sistemas.

Artículo escrito por:

Eduardo Gayoso,  Façade Specification Engineer / Ingeniero especificador de fachadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *