A primeros de los ochenta el mundo de la escalada en roca vivió una revolución: apareció una nueva modalidad que ahora mismo es la más practicada en todo el mundo por millones de personas.

Francia comenzó a utilizar como anclaje de seguridad en paredes de roca prácticamente lisa (denominadas “placas”) un taco autoperforante de 3 centímetros y métrica 8 denominado espit.

Este tipo de taco utilizado sistemáticamente como fijación de seguridad para ascender riscos muy difíciles, pero que rara vez superaban los 30 metros, dio alas a la nueva modalidad: la escalada deportiva, en la que todos los anclajes necesarios ya están preinstalados y se busca combinar la dificultad más alta posible con una seguridad más elevada que en la escalada tradicional (sin anclajes fijos).

En España habíamos utilizado ocasionalmente esos anclajes gracias a nuestro contacto con los espeleólogos , pero año tras año intentamos buscar soluciones más resistentes y duraderas.

Los más inquietos comenzamos a investigar sobre la instalación de anclajes químicos, tanto en Barcelona como en Madrid pusimos las primera resinas epoxy en vías de escalada en 1986, año en el que comencé a utilizar productos Hilti, por su superior calidad y fiabilidad.

Durante estos 30 últimos años he probado una veintena de marcas de anclajes y taladros, y al igual que les sucede a los mejores especialistas mundiales del equipamiento de vía de escalada (expertos franceses), durante todas estas décadas me ha parecido que Hilti era imbatible por sus resultados, dicho honradamente y sin pretensiones comerciales. Son miles los escaladores que confiaremos nuestra vida a un anclaje (en Madrid hay riscos con fijaciones Hilti de las que ya se han colgado más de 20.000 personas en dos décadas) y no podemos arriesgarnos a no buscar la excelencia.

Básicamente los escaladores que instalamos anclajes somos conocidos como “equipadores” y necesitamos soluciones que resistan al menos 2.500 kgf a cortadura y 2.000 kgf a extracción (valor exigido para la homologación UIAA internacional de anclajes de escalada). Si bien en nuestras caídas se solicita a la fijación a esfuerzos variables entre los 240 y los 1.200 kgf, precisamos un gran margen de seguridad que cubra su deterioro en el tiempo (por ejemplo por fatiga o corrosión).

De los productos HILTI que he probado he instalado, destacaría por su buen resultado:

  • Anclajes de expansión por segmentos (que nosotros llamamos “parabolts”): HSV M-12 (muy económico y suficientemente seguro), HSA (excelente relación calidad-precio), HSA-R2 (inoxidable asequible), HSA-R (inoxidable especial para alta montaña), HSA-F M-12 (muy buen precio para 4.000 kgf de resistencia según nuestros test y buen comportamiento en atmósferas muy húmedas), y el nuevo HST 3 M-10 (800 kgf más resistente a cortadura que la mayoría de sus competidores).

  • Las resinas epoxy puras tipo Hit RE-500 V3 nos han proporcionado resistencias de hasta 4.500 kgf combinadas con piezas específicas de escalada, que llamamos tensores tipo Fixe. Con resina anteriores de Hilti, como la mítica C-100, hemos superado los 30 años de vida y con la nueva RE-500 V3 sabemos que se superarán los tranquilizadores 50 años de longevidad.

  • Todos los taladros de batería Hilti que hemos usado desde 1990 hasta ahora, en total cinco modelos, nos han parecido mejores que competidores muy conocidos por tres razones muy sencillas: cero averías después de 10 años de uso intensivo en rocas muy duras (calizas y granitos de 20 a 100 Mpa), gran rapidez de perforación incluso en piedras imposibles para otras máquinas, como la cuarcita, y autonomía sorprendente de las baterías (hasta 50 anclajes 10×90 milímetros).

Al igual que en el mundo de la construcción, en la escalada existe una urgente necesidad de que los instaladores reciban una formación intensiva y actualizada, para prevenir accidentes y realizar un trabajo de calidad.

Desde hace tres años imparto con ASAC Formación y mi compañero Curro Martínez, cursos específicos de instalación de anclajes sobre roca natural por toda la geografía española. En ellos los escaladores, espeleólogos, barranquistas, guías de montaña y miembros de grupos de rescate pueden comprobar la calidad de los productos Hilti frente a otras marcas. 2017 se presenta, sin duda, como un año muy interesante y en el que todos podemos ampliar nuestros conocimientos en seguridad.

Artículo realizado por:

Tino Nuñez, experto en escalada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *