Es posible que a lo largo de tu trayectoria profesional, hayas tenido oportunidad de participar en alguna reforma de vivienda o tal vez hayas centrado en la reforma, la actividad principal de tu empresa. Sea cual sea el caso, queremos mostrarte en el post de hoy, cuál es la situación del mercado de la reforma actualmente y como ha aumentado su actividad durante los últimos meses. Para ello reproducimos un artículo de Sandra López Letón de El País.

A lo largo de este año el gasto en las reformas crece un 5%. Un aumento debido a la compra de casas de segunda mano y a familias que vuelven a tener confianza en el mercado, esto se nota en la demanda latente de inversión en viviendas.

Siete de cada diez viviendas que se venden en nuestro país están reformadas, con estas actuaciones se permite la revalorización de los inmuebles entorno a un 20%.

A día de hoy, se venden más casas de segunda mano que nuevas, aunque el precio de las nuevas ha subido más. Se puede destacar que desde 2014, las casas de segunda mano han subido un 26% y las nuevas un 30%. En parte, el primer caso cuando se trata de reformas integrales, rondan un coste medio de 50.000 euros por un piso de 90 metros cuadrados.

La situación que ha contribuido a potenciar el gasto de las familias en refomas, ha sido el aumento en un 5,2%, una media de 829 € por hogar, según el Observatorio 360º de la Vivienda y la Reforma en el Hogar, realizado por Arthursen para la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac).

Este aumento de reformas comenzó en el año 2013, el gasto de las familias en mantenimiento y reforma de los hogares ha crecido un 18,2% desde entonces. En España la principal inversión es en materiales y equipamiento: puertas, tarimas, sanitarios, grifería, muebles y accesorios de baño, electrodomésticos y muebles de cocina.

Actualmente las reformas suponen el 80% de la actividad del sector de la construcción, tan solo el 15% de los materiales está siendo destinado a viviendas nuevas. El sector está moviendo un volumen de negocio de más 15.200 millones de euros, en 2018 se espera que alcance los 16.185 millones.

Antes de la crisis, el gasto en las reformas descendieron un 35% entre 2006 y 2015.

Según indican los responsables del informe: “La reforma no se encuentre entre nuestras prioridades a pesar de que el 80% de las viviendas en nuestro país se tienen en propiedad. Esta mentalidad se aprecia claramente en que los hogares dedican al mantenimiento de su vivienda poco más del 3% de su presupuesto, mientras que destinan más de un 5% a idéntico cometido en el coche”.

Las comunidades que más gastaron en reformar sus viviendas el año pasado fueron: Castilla y León, Baleares y Comunidad Valenciana. En concreto 1.049 euros, 1.004 euros y 975 euros de media, respectivamente. Al otro lado se sitúan: País Vasco y Canarias, con una media de 655 euros y 696 euros, respectivamente.

Andimac cree necesario concienciar a las administraciones públicas de que con las reformas puede impulsar la recuperación económica más allá del turismo, el sector del automóvil y por supuesto el sector de la construcción entendida como pura especulación.

También instan que es imprescindible recuperar la deducción de IRPF por rehabilitación de vivienda habitual en el tramo estatal y automático. “Esta deducción se eliminó en 2013, en plena época de recortes, cortando a la vez las alas a la reforma y mejora de los hogares. Una vez que la recuperación ha llegado es momento de recuperar este incentivo para impulsar la reforma y concienciar a la sociedad de la importancia de tener su hogar en buenas condiciones”.

Igualmente, Andimac plantea:

  • Integración de la reforma en el Plan Estatal de Rehabilitación, Renovación y Regeneración urbana para apoyar la reforma interior de viviendas con criterios de accesibilidad, ahorro energético, seguridad y salubridad.
  • Desarrollar la creación del Código Técnico de la Reforma (CTR) que, al igual que el Código Técnico de la Edificación (CTE), marque las pautas por las que debe regirse la reforma desde el punto de vista técnico y constructivo y cubra el vacío que deja el CTE, que solo se dirige a la vivienda nueva.
  • Creación de la figura troncal del Asesor Técnico en Reforma, una figura imparcial e independiente que coordine todo el proceso de reforma de manera profesional y que, además, audite que esté bien realizada.

Fuentes:

– Sandra López Letón, Sección Economía, El País. Artículo ampliado aquí.

– Javier G. Jorrín para El Confidencial. Artículo ampliado aquí.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *