El polvo puede ser peligroso

Algunos expertos de la Agencia Ejecutiva para la Seguridad y Salud consideran el polvo como el «nuevo asbesto en el sector de la construcción» por su potenciales efectos perjudiciales sobre la seguridad y salud.

Dependiendo del material base procesado, el tamaño de las partículas de polvo, la concentración en el aire y el tiempo que los trabajadores están expuestos al polvo, puede provocar problemas graves de seguridad y una pérdida de la productividad y la comodidad en el trabajo.

Además, el polvo no solo permanece en el lugar de la obra. Se puede extender fácilmente a otras áreas, perjudicando a las personas, la naturaleza y el medioambiente.

¿En qué lugar de trabajo preferiría trabajar?

Antes de analizar las consecuencias, examinemos alguna información importante sobre el polvo.

¿Qué es el polvo?

El polvo consiste en pequeñas partículas sólidas, está muy disperso y circula fácilmente en el aire. Las partículas de polvo pueden ser muy pequeñas y cuando son menores de 10 micrómetros se clasifican como polvo fino o material particulado (PM). El polvo de tamaño superior a 10 micrómetros se clasifica como polvo grueso. Para hacernos una idea: el pelo humano medio tiene unos 60 micrómetros de grosor.

El polvo fino es invisible al ojo humano y solo puede verse si existe una gran cantidad en el aire (nubes de polvo). Debido al pequeño tamaño de sus partículas, puede permanecer en al aire hasta 12 días. A veces, aunque no veamos polvo, podemos olerlo; p. ej. si una habitación huele «como a hormigón», es un indicador de que hay cemento circulando en el aire.

Las partículas finas de polvo son las más peligrosas porque pueden ser lo suficientemente pequeñas como para entrar en el sistema respiratorio y causar lesiones a largo plazo. La exposición excesiva a polvo respirable que contenga sílice puede incluso provocar cáncer, silicosis y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

¿Cómo aparece el polvo?

El polvo se genera por el tratamiento abrasivo de material, por ejemplo, mediante perforación, cincelado, serrado o trituración. Pero el polvo también puede producirse a través de la circulación, cuando es arrastrado por el viento o por el movimiento de material con polvo en el transporte o en la mezcla de material en polvo (por ejemplo, al preparar cemento).

Dependiendo del material procesado, se generan diferentes tipos de polvo. Aquí se muestran dos de los tipos más peligrosos de polvo para el sector de la construcción:

  • Polvo con estructura cristalina: generado por el tratamiento abrasivo de material que contiene sílice (p. ej. arenisca, hormigón, mortero o baldosa). Contiene sílice cristalina respirable (SCR).
  • Polvo con estructura de polvo: se produce por el tratamiento abrasivo de la madera y de tablero de fibra de densidad media (MDF por sus siglas en inglés) procesado similar a la madera.

En la obra, el polvo se encuentra en todas partes

Es un hecho que en todos los lugares de una obra hay polvo. Se genera en prácticamente todo momento del proceso de construcción; durante la perforación, serrado, rotura, trituración y transporte. Está tan presente que con frecuencia se considera algo normal de lo que no hay que preocuparse. Pero esta es una conclusión equivocada.

Existe mucho polvo

En algunos trabajos se genera una inmensa cantidad de polvo; por ejemplo, cortar ladrillos o instalar cables eléctricos puede generar unos 17 kg de polvo por hora. O la demolición de un techo de hormigón para una posintalación puede generar unos 6 kg de polvo por hora.

Ahora, añadamos todo el trabajo realizado en su lugar de obra en un día normal de trabajo. Es inmensa la cantidad de polvo a la que sus empleados están expuestos, ¿verdad? Esta es la razón número uno por la que usted debería preocuparse por el polvo.

El polvo puede tener consecuencias peligrosas para la seguridad y la salud

Un número sorprendentemente elevado de personas muere cada día de cáncer de pulmón por sobreexposición al polvo de sílice respirable. Otras sufren enfermedades relacionadas con el polvo hasta el punto de no poder seguir trabajando.

Como vemos, el polvo puede tener consecuencias graves para su personal si no se afronta el problema. Muchas organizaciones nacionales e internaciones se han dado cuenta de la urgencia de estos problemas y han lanzado iniciativas y campañas para combatir el polvo en el lugar de trabajo (ver el cajetín informativo).

Como empleador, usted es responsable de la seguridad y salud de sus empleados en el lugar de obra. Por lo general esto está regulado por la ley, pero considerando las consecuencias para las personas y sus familias, debería ser de su interés proteger a sus empleados lo mejor que pueda.

¿Cuáles son las consecuencias?

Cuando el cuerpo humano inhala polvo, un mecanismo de defensa natural se activa, por ejemplo, estornudando o tosiendo. Pero estos mecanismos de defensa humana son limitados y no son eficaces con algunos tipos de polvo. Debe tenerse especial cuidado al trabajar con materiales que contengan sílice.

La sílice es un material natural. Aproximadamente un 27 % de nuestra corteza terrestre está cubierto de él. Esto ocurre con muchos materiales habituales en los lugares de obra como arenisca, hormigón, mortero, baldosa, ladrillo y más.

Contenido de sílice cristalina en diferentes materiales - El polvo peligros

Al procesar estos materiales se genera polvo fino que contiene sílice cristalina respirable (SCR). La sobreexposición a esta SCR puede ser muy peligrosa porque entra muy profundamente en nuestros pulmones y se deposita en los sacos de aire pulmonares (alveolos). Con el paso del tiempo, se produce tejido cicatricial y reduce la capacidad de inspirar oxígeno. Esta enfermedad incurable se denomina silicosis. Este vídeo de WorkSafeBC explica que inhalar polvo de sílice puede causar daños permanentes a los pulmones.

Pero el polvo no solo afecta a los pulmones, sino que también puede provocar otros problemas como irritación ocular y cutánea o reacciones alérgicas. La mayoría de estas enfermedades tardarán más tiempo en desarrollarse, pero si existe una alta exposición al polvo peligroso, también pueden desarrollarse bastante rápido y causar problemas graves como

  • reducción de la capacidad de trabajar
  • reducción de la calidad de vida
  • daño permanente a la salud

Proteger a su personal del polvo influirá significativamente en la salud y calidad de vida de sus empleados.

El polvo reduce la productividad e incrementa los costes de mantenimiento

La mayoría de la gente preferiría trabajar en un entorno limpio donde el cuerpo, la ropa y el ambiente permanezcan limpios y no sea necesario llevar ningún equipo de protección individual.

Vea el vídeo y sea sincero: ¿En qué lado preferiría trabajar?

Trabajar en nubes de polvo también aumenta el riesgo de daños debido a la visibilidad reducida y puede distraer a los empleados por irritaciones en los ojos, estornudos, toses o sonarse la nariz. Pero este no es el único motivo para hacer frente al polvo. Puede aumentar su productividad considerablemente y reducir los costes de mantenimiento con las medidas apropiadas contra el polvo:

  • Reduciendo el tiempo de preparación: no se pierde nada de tiempo o solo el mínimo acordonando el área requerida antes de comentar el trabajo
  • Reduciendo la limpieza: dependiendo de la aplicación puede ahorrar hasta un 99 % el tiempo de limpieza
  • Reduciendo daños de accesorios: como alfombras, muebles y otro mobiliario
  • Aumentando la vida útil de las herramientas: hasta un 60 % y de las piezas insertables hasta un 20 %
  • Incremento de la velocidad de aplicación: hasta un 20 % con herramientas más limpias y afiladas.

Es evidente que el polvo es un problema que el sector de la construcción debe afrontar. Si desea saber más, lea nuestro artículo «Cómo reducir el polvo» y descubra como abordar el problema del polvo utilizando el principio STOP.

En Hilti, ponemos a disposición de nuestros clientes además de Formaciones de protección contra el polvo, otras Formaciones en Seguridad y Salud, para aprender a prevenir riesgos y accidentes relacionados con el uso de herramientas profesionales en obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *